AddThis Social Bookmark Button

Los gobiernos nacional y porteño acordaron crear una comisión para coordinar las tareas de la Federal y la Metropolitana.

Así lo decidieron los ministros de Justicia de la Nación y la Ciudad, Julio Alak y Guillermo Montenegro, tras una reunión que buscó avanzar con el diálogo iniciado ayer entre la administración de Mauricio Macri y la Casa Rosada, a través del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

 

En el nuevo encuentro, los funcionarios de ambas jurisdicciones también dialogaron sobre el sistema de pago de la deuda que el gobierno porteño mantiene con la Policía Federal, motivo del último cortocircuito político entre los dos sectores.

En un comunicado oficial elaborado en forma conjunta, se informó que tanto Alak como Montenegro "acordaron la regularización de la deuda que el gobierno de la Ciudad mantenía con la Policía Federal Argentina, como así también el mantenimiento de todos los servicios adicionales contratados para la cobertura de diferentes espacios públicos y privados" del ámbito comunal.

"Alak y Montenegro coincidieron en avanzar en la descentralización de competencias en materia judicial, a través de una comisión interdisciplinaria integrada por representantes de ambos ministerios", continuó el parte de prensa.

También se señaló que los dos ministros de Justicia y Seguridad decidieron crear una comisión para "coordinar la delimitación de las competencias y funciones de la Policía Metropolitana y de la Policía Federal, a fin de armonizar el funcionamiento de ambas fuerzas de seguridad".

La reunión, que se llevó a cabo en el ministerio nacional, buscó instrumentar los acuerdos que ayer habían manifestado tener Aníbal Fernández y el propio Montenegro sobre el funcionamiento de la actual fuerza y la aún incipiente policía macrista.

El ministro Montenegro, al salir del encuentro, se mostró satisfecho con los resultados del diálogo con Alak y resaltó que "como inicio" de la convivencia entre ambas policías "es muy bueno".

Pese a las declaraciones públicas positivas, ni oficialmente ni en forma extraoficial trascendió el detalle concreto de la instrumentación tanto del pago de la deuda de más de 30 millones de pesos como de las tareas y atribuciones de la "comisión de armonización" de las policías.

La relación entre los funcionarios y las policías de las dos jurisdicciones está signada por el recelo, que comenzó desde la creación de la Metropolitana, siguió por cuando se nombró como jefe al ex comisario federal Jorge "Fino" Palacios, y tuvieron sus últimos capítulos con la aparición del espía Ciro James y la decisión de retirar la custodia de oficinas y objetivos de la Ciudad por deudas de la administración macrista con los uniformados que dependen de la Casa Rosada.