AddThis Social Bookmark Button

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, puso en funciones al nuevo ministro de Educación local Abel Posse.

"Ya hablé demasiado, no me arrepiento de nada, es algo que pienso desde hace años, es mi visión propia", afirmó Posse tras asumir en el Salón Dorado de la Casa de la Cultura, y consideró sólo "opiniones" el rechazo de los gremios locales a su asunción.

Posse, quien reemplazó a Mariano Narodowski, fue vivado por un sector durante el acto y luego se retiró con esas breves declaraciones públicas.

 

"No puedo hablar, no puedo hablar", repitió el nuevo ministro, mientras se abría paso entre los periodistas y los asistentes que le dejaban algunas adhesiones por sus manifestaciones en dos matutinos.

En el mismo acto fueron puestos en funciones Diego Santilli como ministro de Espacio Público, Eugenio Burzaco como jefe de la Policía Metropolitana, y Miguel Angel de Godoy como secretario de Medios.

Asimismo, participaron entre otros el ex presidente y ex gobernador Ramón Puerta, el ex secretario de Planificación Moisés Ikonicoff y el sociólogo Juan José Sebrelli.

El jefe de gobierno agradeció a Narodowski, a quien se le ofreció encabezar un comité de especialistas para asesorar en Educación, y dijo que una de las prioridades en los próximos dos años de gestión serán "los niños", para que tengan "educación y salida laboral", ya que "todos deben terminar el colegio".

Macri destacó que "en dos años hicimos más que en los últimos diez" en la Ciudad, y entre otros "logros" destacó "los colegios que dejaron de lado los problemas, tienen calefacción y ahora también banda ancha" y también los "centros para la primera infancia, desde los 45 días que cuentan con estimulación temprana".

Antes de la asunción del nuevo titular del área, manifestantes docentes de UTE y de la Corriente Nacional Martín Fierro se apostaron frente a la Casa de la Cultura, dentro del vallado policial, para repudiar la asunción de Posse.

El secretario general de los ceteristas de UTE, Eduardo López, dijo que "este es un acto de repudio al nuevo ministro por sus antecedentes en la dictadura" y adelantó que la semana próxima harán otra protesta "donde la entregaremos un guardapolvo a cada uno de los agraviados por Posse, a los jóvenes, los niños y los representantes de la cultura y de los derechos humanos".

Durante la jornada se reavivaron los cuestionamientos a la designación del ministro de Macri, entre ellos de docentes universitarios, políticos, diputados y hasta del gobierno nacional.

El jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, con dureza lo tildó de "faccioso", "misógino" y "enorme burro", con una "dudosa formación democrática", respecto a su acusación al kirchnerismo de "no reprimir" para enfrentar el problema de la inseguridad.