AddThis Social Bookmark Button

La Cámara Federal porteña confirmó los procesamientos con prisión preventiva de Palacios y de James.

En tanto, la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó al juez federal Norberto Oyarbide al frente de la investigación, al rechazar un pedido para que la causa se tramite en la Justicia de Misiones, de donde partieron las autorizaciones para realizar las escuchas.

Fuentes judiciales informaron que la Sala I de la Cámara Federal remarcó que en el expediente hay "pruebas contundentes" de que el ex comisario de la Policía Federal participó de la intervención al teléfono del dirigente de Familiares de Víctimas de la AMIA Sergio Burstein.

 

La medida fue dictada por los jueces Eduardo Freiler, Eduardo Farah y Jorge Ballestero, quienes destacaron en el procesamiento de Palacios "la posibilidad cierta de estar frente a un aparato paraestatal de espionaje de dimensiones".

Los magistrados también confirmaron los procesamientos de tres miembros de la policía de Misiones: Diego Guarda, a cargo de la sección Escuchas de la Dirección de Investigaciones de esa fuerza; Raúl Rojas, jefe de la División Homicidios, y Rubén Quintana, director de Investigaciones Complejas.

Todos quedaron con los procesamientos confirmados por los delitos de falsificación de documento público e intervención indebida de las comunicaciones por su participación en la "pinchadura" al teléfono de Burstein.

El tribunal también rechazó el planteo de nulidad de la causa que la defensa de Palacios había presentado por considerar que el juez Oyarbide no era competente para intervenir en el expediente, porque los hechos habían ocurrido en Misiones ya que dos jueces de esa provincia firmaron los pedidos de intervención.

Los magistrados destacaron que hay "pruebas contundentes" de que Palacios participó de la "maniobra delictiva" por sus llamados con James antes y después de la intervención al teléfono de Burstein.

En el caso de Palacios y James los procesamientos fueron confirmados con prisión preventiva, por lo que continuarán detenidos en la cárcel federal de Marcos Paz.

El abogado de Palacios, Diego Richards, le adelantó a esta agencia que apelará la resolución a la Cámara Nacional de Casación Penal.

Oyarbide amplió el viernes pasado el procesamiento de Palacios y de James por el delito de asociación ilícita y ayer por fraude a la administración pública, sobre los que no se pronunció la Cámara pero ameritó esas recientes resoluciones para fundamentar su fallo.

El juez consideró que Palacios, James, cinco policías y cuatro secretarios judiciales de Misiones llevaron a cabo las intervenciones a través de una "una compleja maniobra criminal".

A todos los acusados, menos a Palacios, los procesó por las intervenciones a los teléfonos del cuñado de Mauricio Macri, Néstor Leonardo; del empresario Carlos Avila y su yerno, de dos gerentes de la cadena de supermercados Coto, de la cuñada del empresario Juan Navarro, del perito Francisco Castex y del anticuario Hugo Breitman.

Respecto al fraude a la administración pública, Oyarbide consideró acreditado que Palacios, James, Guarda, Rojas y Quintana "han defraudado las arcas de la administración pública nacional (...) las conexiones telefónicas realizadas fueron llevadas a cabo utilizando las instalaciones de la Secretaría de Inteligencia de la Nación".

En la causa también están procesados otros dos jefes de la Policía de Misiones y los secretarios judiciales Mónica González, Augusto Busse, Lidia Kruchowski y Fernando Javier Castelli.

Según tiene acreditado la Justicia, James les pasaba a los policías de Misiones los teléfonos a intervenir y estos lo solicitaban por nota a la Justicia de la provincia, que hacía el pedido formal a la SIDE, de donde el ex empleado del Gobierno porteño retiraba las desgrabaciones.

En el caso de Palacios, está acusado de haberle dado a James el teléfono de Burstein para intervenirlo.