AddThis Social Bookmark Button

La pareja de hombres que contrajo matrimonio en Ushuaia advirtió que hay sectores que van a intentar "anular" el casamiento.

Es el primero de este tipo en América Latina, y cuestionaron al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, por "no respetar la ley" en la ciudad. "Sabemos que van a intentar anular nuestro matrimonio y estamos preparados para eso", expresó la pareja que concretó el casamiento ayer en Tierra del Fuego tras un intento frustrado el 1ro de diciembre en la Ciudad de Buenos Aires.

 

 

La pareja aseguró que "lo único que defendemos es la igualdad jurídica" y expresó que "la maldad no tiene límites. Es vergonzoso que haya gente que quiera impedir" el matrimonio.

En declaraciones realizadas al canal Todo Noticias (TN) calificaron como "falta de respeto e insulto" las expresiones que consideraron inválido el matrimonio realizado en Tierra del Fuego.

"La Constitución Nacional es una ley superior, está por encima de cualquier ley. Prometemos defender el derecho de todos y todas", advirtieron.

La pareja, que regresó hoy a la ciudad desde Tierra del Fuego, cuestionó a Macri por no permitir el casamiento en la Ciudad de Buenos Aires.

"El jefe de gobierno no respeta la ley, no respeta la autonomía de la Ciudad. Por eso fuimos a otra provincia", sostuvo la pareja en declaraciones a Radio 10.

En ese sentido, mencionaron que en Tierra del Fuego encontraron "la decisión política de respetar la Constitución Nacional, lo que no hubo acá en la ciudad de Buenos Aires".

La pareja destacó la decisión de la mandataria de ese distrito, Fabiana Ríos, por permitir el casamiento, y la calificaron como "una gobernadora valiente".

Por su parte, Ríos defendió el trámite que autorizó el matrimonio y dijo no tener miedo a eventuales acciones judiciales por esa medida.

"Soy responsable de mis actos porque los hago en el sentido de la voluntad y el sentido común que me asiste. De cada uno de mis actos me hago responsable", expresó Ríos en declaraciones a Radio 10.

La gobernadora justificó la autorización al afirmar que "por encima del Derecho Civil está la Constitución Nacional" y aclaró: "Yo no me puedo arrogar facultades judiciales".

Por su parte, el titular del Colegio Público de Abogados de Capital Federal, Jorge Rizzo, pidió que autoridades legislativas de Tierra del Fuego realicen "estudios pertinentes" para determinar si la gobernadora "es pasible de juicio político por inmiscuirse en cuestiones exclusivas del Poder Judicial".

"Creo, sin temor a equivocarme, que con este proceder se estaría produciendo un nuevo avasallamiento a la majestad de la justicia y a las facultades exclusivas y excluyentes del Poder Judicial", expresó Rizzo en un comunicado.

Freyre y Di Bello contrajeron matrimonio ayer en el Registro Civil de Ushuaia, tras conseguir la aprobación del gobierno fueguino para el casamiento. Los testigos del acto fueron la titular del INADI de la provincia, Emilce Conejero, el presidente de ese organismo a nivel nacional Claudio Morgado, la titular de la Federación LGBT María Rachid, y el secretario de Comunicación Institucional de Tierra del Fuego, Leonardo Gorbacz.

La pareja intentó casarse en un Registro Civil del barrio porteño de Palermo el 1ro de diciembre tras la autorización de la jueza civil de la ciudad, Gabriela Seijas.

Ese día, el gobierno porteño decidió que "provisoriamente" no se realizara el matrimonio a raíz de dos fallos de la justicia Civil Nacional que ordenaron la suspensión del casamiento hasta que se resuelva sobre la nulidad reclamada en la habilitación dispuesta por Seijas.

En el marco del conflicto judicial producido por fallos en distinto sentido, el entonces Procurador porteño, Pablo Tonelli, pidió a la Corte Suprema de Justicia que defina qué tribunal es competente para resolver sobre el casamiento, si la justicia de la ciudad o el fuero nacional.

La titular del juzgado civil 85, Marta Gómez Alsina, y la Sala E de la Cámara, habían suspendido el matrimonio por considerar que Seijas no tenía competencia para autorizar el casamiento, ya que la figura se rige por el Código Civil y cualquier presentación sobre el tema debe ser resuelto por ese fuero.

La Corte Suprema de Justicia rechazó la presentación del procurador porteño y postergó una definición sobre la posibilidad de las parejas homosexuales de contraer matrimonio civil.