AddThis Social Bookmark Button

Tras un largo debate la legislatura porteña aprobó el proyecto de presupuesto 2011. Además se dio lugar a la modificación de la Ley Tarifaria. Luego de hacer un balance del proyecto de ley de presupuesto 2012 aprobado por el cuerpo, del cual aseguró el diputado del PRO Álvaro González que “el 66% de los gastos que hoy están estipulados en el presupuesto de la ciudad son para gasto social, entre ellos se encuentran los gastos en salud, educación, desarrollo social y de vivienda”, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda defendió las modificaciones realizadas en las alícuotas del ABL.

La modificación de la Ley Tarifaria, dijo González, “fueron debatidas durante meses, cuando llegó el proyecto de presupuesto, y entendimos que había que actualizar los valores de los inmuebles en la Ciudad, hoy el 50% de las partidas que tributan pagan menos de 600 pesos por año, el atraso en el tributo se ve cuando se observa que hoy se recauda más en concepto de patentes que de ABL”.

A la hora de ejemplificar, González, afirmó que en la actualidad “hay partidas que pagan 12 pesos por año, ese vecino va a pagar 600 pesos por año, es decir 50 pesos por mes. Hay que actualizar los valores fiscales, quedando claro que el aumento nunca superará el 1 por ciento del valor del inmueble”.

Por su parte, el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Fernando Sanchez al fundamentar su acompañamiento al proyecto de aumento del ABL sostuvo que “cuanto más vale tu propiedad, como en toda la República Argentina, más impuesto de ABL se debe pagar, y eso es lógico. Porque no puede ser que los servicios de la ciudad, el desarrollo de la ciudad, lo terminen pagando por igual los pobres y los que tienen una casa de un millón de dólares”.

Aseguró el legislador de la Coalición Cívica que “al vecino le va a molestar mucho, pero el vecino tiene que acostumbrase, como con los subsidios, que cuando nosotros queremos algo que el estado nos da, no puede ser gratis”.

En tanto, desde el sabatelismo, el diputado Gonzalo Ruanova, reconoció la necesidad de actualización del gravamen, aunque cuestionó la generalización del mismo al afirmar que “no parece correcto el pretender encontrar 1000 millones de pesos a partir de un aumento generalizado que en el corto plazo va a ubicar, en pocos años, a la mayoría de las propiedades tributando el 1% del valor del mercado”, máximo permitido por la ley para la aplicación de la alícuota del ABL.