AddThis Social Bookmark Button

El informe indica que en 2017 se habían vendido un total de 740,3 millones de unidades de medicamentos -envases, cajas, frascos u otras presentaciones-. El año pasado, sin embargo, ese número descendió a 702,4 millones. Esto significa que en todo el país, las farmacias disminuyeron sus ventas en 37,9 millones de unidades a lo largo del año. Según la Confederación Farmacéutica Argentina, en el último año se compraron muchos menos medicamentos. Y es probable que los pacientes hayan suspendido tratamientos crónicos.El mercado de los medicamentos ya había disminuido en el 2018. En comparación con los registros del 2017, las ventas de fármacos habían caído alrededor de un 5,1%.  

 

Recientemente la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) difundió cifras contundentes que podrían alertar acerca del impacto de la crisis en este sector clave para la salud. Algunos especialistas dicen que es probable que muchos pacientes se hayan visto obligados a interrumpir su tratamiento.

El descenso en el consumo se mantiene constante desde mayo, pero se agudizó en el último cuatrimestre del año pasado, según las estadísticas de la COFA. Noviembre y diciembre fueron meses con mayor caída, ya que mostraron descensos interanuales de 9,7% y 8,6%, respectivamente.

 

Diciembre mostró una caída del 13% interanual en fármacos de venta libre y del 7% en aquellos que se comercializan bajo receta médica. En noviembre la caída fue del 16,1% para las drogas que no requieren prescripción médica y del 7,5% para las otras.

 

En enero de este año, la retracción fue algo menor, pero alcanzó el 8,7% en los de venta libre y el 5% en los recetados.

 

Según el informe de COFA, todos los grupos farmacológicos -a excepción de aquellos para los músculo esqueléticos- se vieron afectados. La presidente de la entidad, María Isabel Reinoso, indicó que las estadísticas son el resultado de una “depresión de las economías familiares, a raíz de los aumentos de tarifas y el desempleo”.

 

A su vez, agregó que “los pacientes acortan tratamientos crónicos, aunque en estas patologías la merma de consumo en unidades es menor que en otros segmentos”. Así, destacó que los medicamentos de venta libre, utilizados para dolencias menores, mostraron una caída mayor.