AddThis Social Bookmark Button

El mural situado en la Comuna 4 titulado "El Regreso de Quinquela" y que a fines del año 2014 superara al más grande del mundo en la categoría “Hecho por un solo pintor”, este jueves resultó declarado de Interés Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

 

Originalmente encargado por el Gobierno porteño al artista Alfredo Segatori, fue inaugurado en octubre del año 2013 como parte del plan de recuperación y puesta en valor del Camino de Sirga de la Cuenca Matanza-Riachuelo. Se encuentra sobre la calle Lavadero -continuación de la avenida Pedro de Mendoza- y San Antonio en Barracas. Realizado con aerosol a mano alzada sobre una medianera de cien metros de largo por trece de alto que en 2014 alcanzó 2.000 m2 de superficie, es el mural más grande de la Argentina y continúa expandiéndose.

 

En un principio era un retrato de Quinquela Martín pintando un cuadro plasmado en una pared lateral, pero luego el artista terminó ocupando una franja de 700 metros cuadrados donde reprodujo cuatro obras del gran maestro del arte argentino y más de 70 retratos de vecinos y trabajadores de las fábricas que se encuentran en el entorno. Empresas de la zona lo ayudaron aportándole materiales e infraestructura como grúas y andamios.

 

Quinquela en blanco y negro se funde, en un collage de fondo, con algunas de sus obras fundamentales que mejor reflejan la vida del puerto de Buenos Aires. Se ven, entre otras, “Barco hundido” y “Hombres trabajando” y también un mascarón de proa.

 

"La obra en el paisaje urbano dio lugar a la fusión entre la vida cotidiana y el arte. El mural genera nuevos vínculos entre los vecinos y es atractivo turístico del barrio" sostuvo la Comisión de Cultura entre los argumentos que presentó. El expediente parlamentario fue iniciado por los diputados Jorge Apreda y Omar Abboud (VJ).