AddThis Social Bookmark Button

Una familia porteña tipo integrada por dos adultos y dos menores necesitó un ingreso de $34.712,76 para no ser considerada pobre en el mes de setiembre, y $17.164,45 para no caer en la indigencia.

 

En el distrito más rico del país, la Canasta Básica Total (alimentos, vestimenta, bienes y servicios) aumentó un 6,1% el mes pasado, mientras que la Canasta Básica Alimentaria (sólo alimentos y vestimenta) se incrementó 5,8%. Los datos son de la Dirección General de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La canasta básica total señala la línea de pobreza y la canasta alimentaria la línea de indigencia.En paralelo, el salario mínimo llegó a los $15.625, un 18,2% menos que la Canasta Básica Total porteña. En tanto, la jubilación escaló a los $12.937, un 15,1% menos que los precios.

 

Respecto de un año atrás, la canasta total se encareció 48,4 por ciento y la alimentaria, 47,1 por ciento.

 

Según las cifras oficiales del Ejecutivo porteño, en septiembre una familia de cuatro integrantes requirió $1891,44 más que en agosto para adquirir la canasta básica total (32.823,32) y $983,20 más para la canasta alimentaria (16.181,25 pesos).

 

A nivel interanual, el aumento fue $12.403,44 para no ser pobre, frente a una canasta total de $22.311,32 en igual mes de 2018, y $6293,46 más para alimentarse ($10.870,99 costaba la canasta básica de alimentos en agosto del año pasado).