AddThis Social Bookmark Button

Patricia Pines, docente, mamá y titular de Vacantes para Todos explicó lo que ocurre con las inscripciones online.

 

 

Desde el 7 al 20 de octubre se llevó adelante la etapa de preinscripción. No obstane,como vienen denunciando los gremios docentes y ONG, la falta de vacantes en el sistema educativo porteño, en especial en el nivel inicial, se ha vuelto un problema crónico. Pines  aclara: "Este sistema falla  y después de cinco años  ya no se puede creer que sea un error sino un plan intencional de dejar a los chicos sin escuelas".

Los listados de asignación de vacantes se publicarán en las escuelas el 25 de noviembre próximo. Desde que se abrió la preinscripción, al igual que otros años, la primera semana el sistema no funcionó por la alta demanda . La titular del foro que asesora y ayuda a las familias a recurrir a la vía judicial si no consiguen su lugar  dijo: "Hay personas que se pusieron el despertador a las cinco de la mañana o intentaron varias veces en horarios nocturnos para poder inscribirse, y se tuvieron que pasar varias horas para conseguirlo. Además el 0800,  este año, no atendía o no hacían la inscripción por esa vía. Y a eso se suma un formulario que es muy engorroso, con diez páginas, y un nivel de información que es casi un censo", detalló Pines. Además precisó : "Ante cualquier duda pueden consultar en las redes de Vacantes para todos y ponerse en contacto con la red de profesionales que agrupa el colectivo " .

Reflexionó:"No hay un criterio lógico que hayamos podido comprender en estos años de cómo asignan las vacantes. Hay gente que vive a tres o cuatro kilómetros de la escuela, sin ningún tipo de prioridad, e ingresan, y otros, que están dentro del radio de diez cuadras no".

Asimismo agregó:"Gastaron más en publicidad que en infraestructura escolar. Y no construyeron las 54 escuelas que dijeron construir. La justicia determinó que esas  escuelas anunciadas no están y además con el paso del tiempo ahora necesitaríamos más del doble para la cantidad de  niños que se quedan sin vacantes" .Según las cifras reconocidas oficialmente en 2017, las últimas que dieron porque después se negaron a contestar los pedidos de información, fueron 12 mil vacantes las que faltaron (500 corresponden a primaria y secundaria). "Pero el gobierno no está contando los diez mil niños y niñas que asisten a los Centros de Primera Infancia, que dependen del Ministerio de Desarrollo Social y no de Educación. Por eso hablamos de que faltan 22 mil vacantes" dijo. Consideró necesario aclarar que los centros de Primera infancia no son lo mismo  que las escuelas bajo ningún aspecto

Profundizó :"Ante la falta de vacante hay que presentar el reclamo ante la supervisión del distrito escolar de la escuela elegida, pero después hay que reclamar por vía judicial porque el reclamo administrativo queda flotando en el aire". El colectivo Vacantes para tod@s, integrado, entre otros, por abogados que colaboran y brindan asistencia jurídica a las familias, lleva presentados más de 500 amparos por el tema, el 90 por ciento con resolución favorable.

"Bajo el control de la Supervisión o Región escolar", para cada período de inscripción de acuerdo a la web del gobierno, cada establecimiento educativo determinaría las vacantes,  Y es el sorteo público el mecanismo que dirime el orden resultante para todos los aspirantes en igualdad de condiciones. Cabe aclarar que los hijos del personal docente y no docente del establecimiento educativo, aquellos que tienen hermanos en la institución o que pasan de un nivel a otro, deberían tener las vacantes aseguradas, aunque no siempre ocurre.

Otro punto que muchas veces no se cumple es para aquellos que tienen la dirección de la vivienda, o del trabajo de alguno de sus padres o tutores dentro del radio de diez cuadras. Deberían tener un nivel de prioridad mayor que quienes no cumplen con alguna de esas condiciones.

Concluyó: Es claro que este sistema de inscripción es expulsivo y busca que los padres analicen opciones privadas si pueden y quieren hacerlo. Hace dos meses, la jueza Elena Liberatori había ordenado al Ejecutivo porteño que garantice las vacantes que faltan en las escuelas públicas. Además, en el fallo se exigió al Ministerio de Educación, que comanda Soledad Acuña, que asista económicamente a los padres de los chicos que vivan a más de 10 cuadras de la escuela.