AddThis Social Bookmark Button

La Legislatura aprobó hoy una nueva ampliación del presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires para el año 2019, que le permita afrontar obras complementarias como las del viaducto elevado del Ferrocarril General San Martín, la integración urbana en el Barrio 31, la red pluvial, pavimento y bacheo, alumbrado, plazas y parques, y el Centro Olímpico de Tiro.

 

Este incremento tendrá otra partida para "atender mayores gastos originados en la prestación de los servicios de comida y limpieza de escuelas", según aclara el proyecto enviado al Cuerpo Parlamentario por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. También se cumplirá con el gasto en personal de la Ciudad de Buenos Aires y se atenderán los servicios de la deuda pública.

 

"Con el fin de dar solución a los problemas crediticios sin afectar la sustentabilidad de las cuentas públicas, se estima pertinente incorporar al Cálculo de Recursos, la suma de pesos dieciocho mil doscientos treinta y nueve millones quinientos mil provenientes de la estimación del incremento de la recaudación tributaria, no tributaria y de fuentes financieras", explican los fundamentos del proyecto, que tuvo dictamen favorable de la Comisión de Presupuesto.

 

Sobre los ingresos tributarios se estiman 14 mil millones de pesos y se aclara que "el crecimiento de los recursos locales se explica fundamentalmente por el aumento en la expectativa inflacionaria para el resto del año y por las acciones implementadas por la AGIP destinadas a la reducción de la evasión y a la mejora en el procesamiento de información".

 

Se trata de la segunda ampliación presupuestaria que pide el Ejecutivo y aprueba la Legislatura. A mediados de julio se había autorizado un aumento del 11 por ciento, que con los 18 mil millones otorgados hoy el presupuesto total asignado para el corriente año ronda los 376.704 millones de pesos.

 

En el debate, la miembro informante fue la presidenta de la Comisión de Presupuesto, Paula Villalba (VJ), quien explicó el desglose de los nuevos gastos y recursos previstos por la Jefatura de Gobierno: $ 5.600 millones para servicios de la deuda; 6.400 M en obras, mantenimiento y redefinición de precios de las obras; 1.400 en subsidios sociales y compensaciones tarifarias; 2.700 en servicios de escuelas; 1.300 en aumentos y bonos a asalariados y 700 millones en asistencia financiera para obras del viaducto San Martín, entre otras.

 

Desde la oposición María Rosa Muiños (BP) criticó la costumbre oficialista de ampliar o modificar presupuestos y explicó que su bloque no iba a votar en contra porque, por principios, nunca se opone a normas que incluyan mejoras para los trabajadores, pero que su discrepancia se expresaría a través de la abstención. En tanto, Mariano Recalde (UC) compartió estos argumentos pero explicó que su bancada votaría negativamente por considerar que los nuevos recursos se destinarán en gran parte al pago de deudas contraídas.

 

También argumentaron en contra los diputados de izquierda Fernando Vilardo (AyL), Myriam Bregman y Gabriel Solano (FIT).

 

Claudio Romero (VJ) cerró la lista de oradores defendiendo el proyecto que finalmente fue convertido en ley con 41 votos positivos de Vamos Juntos y sus aliados; 12 negativos de Unidad Ciudadana, FIT y AyL, y 4 abstenciones de BP.