AddThis Social Bookmark Button

Con 41 votos a favor y 17 en contra, este jueves se aprobó una de ley que regula los alquileres temporarios con fines turísticos en la Ciudad de Buenos Aires.

 

 

La ley obligará a todos los propietarios a inscribirse en el “Registro de Propiedades de Alquileres Temporarios Turísticos de la Ciudad” a todas las propiedades con destino habitacional, en su totalidad o en una parte de éstas, que sean rentadas por un tiempo mínimo de un pernocte y de hasta tres meses. Además prohíbirá el alojamiento de menores de edad que no estén acompañados por sus padres o tutores/responsables legales o no cuenten con autorización de los mismos a tal fin.


La ley obligará a todos los propietarios a inscribirse en el “Registro de Propiedades de Alquileres Temporarios Turísticos de la Ciudad”.Las inmobiliarias «celebran» la ley de alquileres y estiman que no impactará en precios

 

 

Asimismo establecerá las obligaciones de los propietarios, quienes deberán avisar al consorcio de copropietarios de la existencia de una unidad que sea dada en alquiler temporario con fines turísticos; contratar un seguro de responsabilidad civil por daños contra terceros, dejar asentada la información de cada huésped como el periodo de alojamiento; entregar al huésped un inventario del equipamiento y mobiliario, a fin de constatar las condiciones de inmueble al momento del ingreso, en el caso en que reciba un depósito en carácter de garantía, entre otras cuestiones.

 

La normativa también afecta a aquellas aplicaciones que concentran la oferta de este tipo de alquileres -como Airbnb-, exigiéndoles habilitar un espacio dentro de las mismas para que el dueño del inmueble informe el número de inscripción ante el Registro, de cada unidad y en toda publicación o publicidad que se dé al mismo. Además, prevé una serie de sanciones para quienes incumplan la normativa, las cuales van desde apercibimientos hasta suspensiones y bajas en el Registro.

 

 

Según fuentes de Airbnb, «la Ley de Alquiler Temporario Turístico establece un registro eficiente que brindará aún más transparencia y seguridad para la actividad que realizan los anfitriones, personas que en su mayoría sólo alquilan una propiedad (en Airbnb el 84% de las cuentas de anfitriones tienen solo un espacio publicado), que conforman una comunidad diversa (según lo que ellos reportan, el 57% de las cuentas de anfitriones pertenecen a mujeres y el 13% a personas de más de 60 años), que pagan todos los impuestos que les corresponden y que, en muchos casos, utilizan estos ingresos para pagar las cuentas e incluso a mantener sus hogares», dijeron.