AddThis Social Bookmark Button

Ante cualquier emergencia llamar al 911 – Policía/Bomberos o al 103 – Emergencias. Estos servicios permanecerán activos las 24 hs.

 

 

No guardar fuegos artificiales en los bolsillos.

Nunca introducir los explosivos dentro de frascos, botellas u otros recipientes.

En caso de no haber explotado, evitar tocarlos o tratar de encenderlos nuevamente.

No utilizar fuegos artificiales en lugares cerrados o cerca de lugares donde podrían generar un incendio.

Evitar exponerlos al sol o fuentes de calor.

Tomar la distancia debida para su uso.

Recordar encender la pirotecnia en el suelo.

Un balde con agua a mano siempre es buen método para extinguir rápidamente pequeños focos ígneos que pudieran producirse.

Los niños solo deben utilizar pirotecnia aprobada para su edad, siempre bajo la supervisión de un adulto.

Leer las instrucciones de uso.

Tener en cuenta que los fuegos artificiales clandestinos son peligrosos.

Resguardar elementos que puedan incendiarse en el balcón, la terraza o el patio.

Proteger a las mascotas, tienen el oído muy sensible y sufren los estruendos.

Los hospitales también suelen atender, en estos días, personas lastimadas por corchos. Se recomienda:

 

Cubrir los corchos a punto de ser destapados.

No agitar las bebidas espumantes.

No mirar directamente a las botellas cuando se destapan, ni apuntar a otras personas.

Del total de incendios ocurridos en los hogares porteños durante los últimos años, la proporción atribuida a fallas en la instalación eléctrica domiciliaria se elevó a casi la mitad, y uno de los mayores peligros son las “zapatillas”.

 

Revisar el estado de adornos, luces, cables y otros accesorios eléctricos.

Evitar recargar los enchufes.

Ubicar el árbol de Navidad fuera del alcance de cortinas o material inflamable y desconectarlo antes de ir a dormir.