AddThis Social Bookmark Button

El legislador Santiago Roberto explicó la necesidad de beneficiar a comercios, productores y usuarios en medio de la crisis económica que acarrea la situación sanitaria En tanto, la Legislatura porteña aprobó en su última sesión la Ley que regula las aplicaciones de delivery. Los trabajadores se concentraron frente al recinto en rechazo al proyecto.

 

La disposición intenta darle un marco legal a una fuente laboral que creció fuertemente en los últimos tiempos que promocionan plataformas digitales como Rappi, Glovo, PedidosYa y Uber Eats. Se votó que :«Tres actores clave con responsabilidades, obligaciones y sanciones definidas: el prestador de servicio -empresa tradicional que comercializa un servicio-, los repartidores y mensajeros y las aplicaciones -como intermediarias del proceso-«. La Ley fue criticada desde la Asociación de Personal de Plataformas, «El proyecto aprobado habilita a las empresas de plataformas como intermediarias de oferta y demanda y las exime del cumplimiento de toda normativa laboral y tributaria» tal como lo distribuyó un comunicado oficial.

 

En línea con un informe publicado por el Centro de Economía Política Argentina, luego de la recuperación mencionada a febrero 2020 la masa salarial tuvo como resultado de la pandemia, el retorno a los valores mínimos de diciembre de 2019. La masa salarial al mes de abril 2020 perdió 11, 7% respecto de febrero 2020 y se ubicó al mismo valor real que a diciembre 2019. Durante el macrismo, la caída de la masa salarial se explica en un 84% por la pérdida de los salarios contra la inflación y sólo 16% lo explica la pérdida de puestos de trabajo. Durante los meses analizados de la pandemia, la caída también se explica mayoritariamente por la reducción de salarios en términos reales, 63%, mientras que la retracción de empleo explica el restante 37%.

 

El proyecto incorporó algunas propuestas del bloque opositor del Frente de Todos entre ellas obligar a las empresas a que garanticen a los trabajadores los elementos básicos para su seguridad vial y sanitaria y, también, la obligación de contratar, a su exclusivo cargo, seguro de vida, responsabilidad civil y de accidentes personales para los repartidores. Roberto se expidió sobre la decisión:«Las apps son el canal de venta más utilizado por los comercios, y los comerciantes pagan comisiones de hasta un 35% sobre cada venta, las que son estipuladas unilateralmente por las empresas de delivery. Proponemos un tope máximo del 15% para evitar abusos. Si bien se han incorporado cambios, no acompañamos este proyecto porque aún no están garantizados en su plenitud los derechos de los trabajadores, los comerciantes y los usuarios».

 

Lo votado implica modificaciones al Código de tránsito y transporte porteño, está enfocada principalmente en la seguridad vial y elimina los sistemas de incentivos de las empresas, por considerar que «incitan a los repartidores a incumplir con las normas de tránsito». El texto determina que el servicio de mensajería o reparto a domicilio «puede ser prestado por personas humanas o jurídicas siempre que cuenten con la correspondiente habilitación». Los repartidores deberán estar inscriptos en la Administración Federal de Ingresos Públicos y en la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos, y acreditar «no poseer infracciones de tránsito».

 

Asimismo, el diputado Roberto disertó acerca de una de las principales problemáticas de la ciudad que en estos días bajará en gran medida su oferta de locales abiertos, veinte mil locales bajarán sus persianas definitivamente. Con el argumento que sostiene que el Banco de la Ciudad debe priorizar las necesidades de los porteños presentó un proyecto de ley para que el Banco Ciudad constituya un Fondo de Garantías Solidarias para créditos de emergencia socioeconómica. Destinado a sectores asociativos y cooperativos y también a productores afectados por la crisis del coronavirus.

 

De acuerdo a lo pedido, contempla una línea de créditos a tasa cero por un monto de hasta 350 mil pesos a pagar en 24 cuotas, con tres meses de gracia. “El Banco de la Ciudad debe otorgar créditos a tasa cero para dar apoyo a los microemprendedores, Cooperativas y Pymes e instrumentar un Fondo de Garantías Solidarias. Esto servirá para complementar las medidas impulsadas por el Gobierno Nacional”.

 

Concluyó que son prioritarias medidas especificas dirigidas a Centros Comerciales a Cielo Abierto, centros barriales, organizaciones sin fines de lucro y profesionales independientes por parte del Banco Ciudad como la disminución de costos financieros y operativos, exención de gastos de mantenimiento de cuentas, operaciones con tarjetas de crédito sin comisión y planes para compras de 24 cuotas sin interés para promover el consumo en los comercios. “Ante el problema que viven muchos comerciantes, el Gobierno porteño solo tomó medidas que no llegan a cubrir la gran pérdida económica que sufrieron «.