AddThis Social Bookmark Button

El derecho a la información, un derecho humano clave en la libertad de pensamiento y de expresión, es eje del análisis que nos ofrece Luis Alen director de la Licenciatura de Justicia y Derechos Humanos de la Universidad de Lanús y ex subsecretario de DD.HH de la nación hasta diciembre de 2015. Las maniobras del gobierno de Cambiemos vs. la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, tuvo su último asalto al derecho a la información en las PASO recientes.

 

 

 

¿Hiciste un descargo en tu muro acerca del derecho a la información durante estos años?

 

En realidad durante estos años el derecho a la información ha sufrido un retroceso enorme marcado, en primer lugar, por la política asumida en materia de servicios de comunicación audiovisual, el mimo diciembre del 2015 que asumió Macri con el Decreto aquel de Necesidad y Urgencia que terminó derogando la parte sustancial de la Ley que tanto se había reclamado y esfuerzo había costado de manera que permitió y luego incremento los mecanismos de concentración monopólica de la propiedad de los Medio de comunicación en pocas manos.

 

Hoy tenes no solamente la grave situación que ya existía desde diciembre del 2015; fue favorecida por el accionar de jueces que rechazaron la aplicación de la Ley que la propia Corte había declarado constitucional y favorecieron que el Grupo Clarín no cumpliera con la desinversión que estaba estatuida. Hoy hay todavía más concentración; a lo que existía entonces se sumó que Clarín se quedó con Telecom, Nextel, etc. Además el sometimiento de todo el sistema a la órbita del Poder Ejecutivo.

 

La ley anterior había creado autoridades federales con participación de las mayorías y las minorías parlamentarias con representación de todos los sectores que participan en la comunicación audiovisual o digital. Ahora es un ente sometido a la secretaría de Comunicaciones que forma parte del poder ejecutivo, directamente bajo las órdenes del presidente.

 

Recordemos que la Ley de Servicios de comunicación audiovisual fue debatida en el Congreso y en diferentes puntos de todo el país durante un tiempo muy prudencial.

 

Eso marcó un poco cuál iba a ser la tendencia por la persecución a los propietarios de Medios que se suponen opositores, tenemos a los dueños de C5N y de todo el Grupo que daba esa señal, detenidos, sin que se pueda dar una explicación cierta acerca de por qué están detenidos. Supongamos que hay un proceso en marcha, nada de eso amerita que personas que no tienen una condena, puedan estar detenidas, si no tienen una declaración expresa de culpabilidad, sin embargo están detenidas en base a una doctrina que no sabemos qué quiere decir, porque se refería a los funcionarios del gobierno anterior que supuestamente conservaban un poder residual. Sin embargo cuando fueron excarcelados en su momento, el presidente dijo que “eso no era lo que se había hablado” y rápidamente volvieron a quedar presos y los jueces que habían conseguido la excarcelación, ya no lo son más. Si eso no es persecución a Medios opositores, no sé cómo expresarla.


Después también la presión inocultable y las cosas que cotidianamente fuimos escuchando durante estos 4 años.

 

En estas últimas elecciones se mostró más palpablemente, por un lado la política de los grandes medios, los beneficiarios de ese sistema concentrado y monopólico que ahoga todo debate que el gobierno propició, favorable a la reelección de Mauricio Macri y presentando supuestas encuestas que decían que la situación era mejorable, y que si perdían sería por pocos puntos y después iban a remontarlos y a ganar, incluso violando la veda electoral.

 

Lo hicieron también en las redes, que es el espacio que usa históricamente el PRO:..

 

Además lo que todo el mundo comenta, del pago del jefe de gabinete a un ejército de trols dispuesto a decir cualquier cosa todos los días en defensa de este gobierno, además tienen los medios hegemónicos que seguían hablando incluso cuando regía la veda.

 

El último asalto al derecho a la información se produce la noche del domingo, que venía siendo anunciado, porque la contratación de la empresa anglo venezolana para controlar los comicios fue puesta bajo sospecha desde el primer día, con pésimo antecedentes en todo el mundo, que no dio el software a los partidos políticos para que pudieran controlar cómo iba a ser el escrutinio y el recuento de votos.

 

En la noche tuvimos claramente el ejemplo, no sabíamos qué había pasado hasta que apareció el presidente y los mandó a dormir sin dar un solo dato.

 

Esto realmente es casi una burla total. Pero se inscribe dentro de la política general de este gobierno, uno debería recordar desde el debate entre Macri y Scioli, hasta acá todo lo que se hizo que no se iba a hacer ( no devaluar, que seguía futbol para Todos, que el dólar no se iba a disparar, que la inflación la iban a controlar, que no íbamos a volver al Fondo, ni a anular ninguna de las conquistas), todo fue al revés. Y lo que sí se produjo fue un incremento brutal y nunca visto de la deuda externa, nos consideran hoy uno de los países más endeudados con un agravante, gran parte de esa deuda fue hacia el FMI, del cual nos habíamos liberado antes.

 

Resumiendo su diálogo por Comunas, Alen señaló que a pesar de que se dictó la ley de acceso a la información pública, “cuando la gente pide información, es negada, el gobierno no cumple esa ley ni otras cosas, lo que se da hoy (tras las PASO), es un cuadro donde el presidente termina echándole la culpa de los males a los demás, nunca la culpa es del gobierno”.

 

Finalmente señaló que “este gobierno no ha continuado con las políticas inclusivas que llevó el gobierno anterior hasta 2015. No todo el mundo tiene acceso a las redes, ni esas facilidades y sí la tiene el gobierno con una maquinara bien aceitada, que igual no le sirvió”.